Carta de NO Recomendación


Carta de NO Recomendación

Carta de NO Recomendación

Me he encontrado con que en muchos lugares, y creo que desde que se es niño, piden Cartas de Buena Conducta, y que más adelante, ese título lo cambian por Carta de Recomendación. En las primeras dicen que el chamaco sabe seguir instrucciones y no da lata dentro del salón de clases. Algunos son completamente insoportables, pero sin embargo, cuando terminan el año escolar, se les entrega una Carta como parte de sus papeles, y así pasaron del Kinder a la Primaria y a la Secundaria. Llegando al Nivel Medio Superior (preparatoria, bachillerato, carrera técnica, etc.) siguen en esa dinámica, escuincles latosos que al final del ciclo que cursan tienen una carta de buena conducta. La diferencia, es que en algunas instituciones de Nivel Superior (NS) no les solicitan la dichosa carta, y los alumnos, que normalmente debieran madurar con el paso de los años, a veces no lo hacen.

Y dentro de la maduración incluyo responsabilidad. Muchos de éstos latosos buscan colocarse en algún trabajo cuando terminan ciertos grados de estudios, pero se dan cuenta que cuando entregan sus papeles, todo ese currículum de cartas desde el kinder no les sirve, y empiezan a buscar algo que normalmente sería el equivalente, “Una Carta de Recomendación”. La única diferencia entre la carta de buena conducta y la de recomendación, es que la de buena conducta la expide la escuelita donde el chamaco estudió, y dice que se porta bien, y la carta de recomendación la expide cualquier persona o institución que conozca al chamaco y habla de ciertas “virtudes” que tiene, pero no dice que esa persona no es responsable, sino todo lo contrario. Habla de lo maravillosa persona que es, ensalza al fregado irresponsable y de cierta manera puede servir de engaño para que lo contrate alguien y que después ese alguien se dé de topes porque el nuevo empleado no cumple con el trabajo de manera satisfactoria en diferentes aspectos.

Sepan bien que sólo me refiero a ese pequeño grupo de irresponsables, que dejan el trabajo para después, con el riesgo de que el proyecto no pueda ser entregado de manera completa en la fecha límite, o que no prestan atención al trabajo sino hasta que ya fue muy tarde, aunque también existen aquellos que realmente nunca se preocuparon de los intereses de quien les contrató, este texto no habla acerca de ese amplio porcentaje de personas a las que SÍ merecen dicha carta.

Yo he trabajado con diferentes personas, algunas con la función de Jefe y otras con la función de Subordinado. En ambos casos yo tengo mi lista de personas non gratas para trabajar con ellas. Y con esto no me refiero a que sean de trato difícil, o desorganizadas, porque muchas de ellas logran que su trabajo se cumpla, sino me refiero principalmente a aquellos jefes o subordinados que nunca se preocuparon sino hasta último momento, en el mejor de los casos, de que el trabajo se cumpliera como se acordó. Dentro de esta lista tengo gente con la que hice algún trato laboral, pagado o no (porque algunos de ellos realizaban servicio social), para llevar a buen fin algún proyecto.

Alumnos, maestros, investigadores de diversas instituciones, trabajadores, contratistas, empleados, todo eso y más está incluido en mi lista de personas a las que yo NO recomendaría. O si me lo pidieran, podría extenderles una “Carta de NO Recomendación”.

Alguien alguna vez me dijo, ¿por qué haces eso? Y sólo supe contestar, si alguien se comprometió conmigo a entregar algo, yo no le exijo más de lo que se acordó al inicio, sólo me encargo de recordarle a esa persona qué es lo que originalmente se acordó y no considero que eso sea algo malo, porque cada quien sabe sus alcances, sus posibilidades y sus tiempos.

¿Quieren ser incluidos en mi lista? Pues sólo comprométanse a un trabajo conmigo (de cualquier tipo) y déjenlo a la mitad, o no cumplan con lo que acordaron, porque normalmente yo no pongo las actividades, cada quien me dice qué es lo que entregará y si no lo hacen, pueden estar seguros que entrarán a esa lista, que desgraciadamente no es corta.

Deja un comentario

Archivado bajo Cartas, Cosas, Experiencias, General, Imágenes, Relatos, Textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s