De los super poderes de un “médico” neumólogo. Hipócrates se retuerce.


El texto que sigue pertenece a una de mis amigas. Lo escribió en feisbuc, pero ese medio es un poco cerrado, así que lo dejo de este lado para que esté disponible para el que quiera leerlo. Son algunas reflexiones que hizo ella para quejarse de las prepotencias de un mediquillo cualquiera y ojo, sólo utilizo ese adjetivo para el ser que se describe en esta entrada, no para todos los demás grandes médicos que realmente hacen de su practica profesional una cosa excelente.

Miguel Ángel Salazar Lezama

Miguel Ángel Salazar Lezama

Dejo a continuación el texto íntegro de mi amiga para que lo lean, a ver qué les parece.

-.-.-.-.-.-.

Si ves a este hombre con su bata, su camisita y corbata, peinado relamido y rostro serio.  ¿Qué piensas?  “Oh, un hombre de ciencia, un altruísta!”  Naaaaa…  Aquí la historia.

Pues la historia es la siguiente.  Una persona, como muchos de nosotros, tiene la necesidad de acudir a su UMF (Unidad Médico Familiar) por asuntos de salud y tramitología.  La médico familiar la refiere al HGZ 24 (Hospital General de Zona) para interconsulta con el neumólogo. Después de meses, finalmente llega el día de la consulta.

La derechohabiente llega puntual a su consulta acompañada de otra persona. Ambas portaban playera con el logo del Hard Rock, lo cual podría considerarse  un dato completamente irrelavante ¿cierto?

El sujeto neumólogo en cuestión, mira a la paciente y le dice “Con verte es suficiente para saber que no tienes nada.”  ¡Ah, cabrón!  ¿Ahora resulta que el estudiar medicina con o sin especialidad les da super poderes a los empleados del IMSS?

Después de asombrarse por el comentario, la paciente respira quizás pensando que el doctor está bromeando y entonces le explica que fue referida por EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), mismo padecimiento que un neumólogo privado diagnosticó ya hace más de 5 años y para el cual ha dado tratamiento y el correspondiente seguimiento.  La paciente le comenta que lleva con ella una placa de tórax (misma que le sugirieron llevar ya hecha porque en la clínica quién sabe cuándo se la podrían sacar, además de que “pues no son de tan buena calidad” sic.)  El sujeto la toma, la levanta no más de 45° y le contesta “¿Ves? No tienes nada.  A ver las uñas… No, no las tienes azules, no tienes nada.”  Eso sí, nunca abrió el expediente más allá de la primera página.

Después de esto, prácticamente la despide del consultorio, eso sí, no sin antes darse el lujo de criticar a sus anchas y burlarse:

“¿Y qué, son animadoras del Hard Rock o por qué se visten así?  [pienso yo, ¿qué chingados te importa?]

-No, doctor, las compramos en un viaje que hicimos.

“Ah, ps porque aquí dice que eres monitor clínico, no animadora del Hard Rock.  Entonces ¿eres de las que se la pasan fregándonos a los que hacemos investigación?”

y no le sigo porque me enchilo más.

Este fulano se llama Miguel Angel Salazar Lezama.  Es el neumólogo de base del HGZ 24, es Médico Egresado de la UNAM, especializado en Neumología en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, postgraduado en tuberculosis en el Hospital General de Vancouver, Canadá. Fue presidente de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax.

Sus historial como médico e investigador dice que es un chingón.  Para mí no lo es.

¿Qué acaso la vocación de un médico no es ver por la salud de los pacientes?  Digo, así en términos sencillitos pa’ todos y sin entrar en asuntos filosóficos, filántrópicos, éticos o morales.

Yo me pregúnto ¿qué chingaos tiene que ver el atuendo de la paciente?,  ¿no es tan chingón en investigación?  ¿entonces por qué dice que los monitores clínicos se la pasan fregándolos?  ¿Para qué da consultas?  ¿Qué, si el paciente no llega muriéndose, entonces no lee su historial médico, no lo revisa?  ¡Vaya! Lo único que auscultó fueron las bases de los pulmones, no revisó la placa (el negatoscopio es pendex y no juega, nomás está de adorno), no leyó el historial médico, no le hizo un interrogatorio completo.  Pero eso sí, se dio el lujo de criticar a su paciente.

Un puerco (según el DRAE:  3. m. coloq. Hombre grosero, sin cortesía ni crianza. U. t. c. adj.)

Un farol de la calle.

Un patán.

Un consultorio de neumología que apesta a cigarro, dentro de un hospital.

Un metiche.

Un prepotente.

Un mal médico.  Punto.

¿Quieres conocerlo?  Google, pues.

Para rematar:  Reflexionar sobre a dónde van a dar nuestros centavos cada quincena…  :(

Referencia.

Prometo cumplir, en la medida de mis capacidades y de mi juicio, este pacto. Respetaré los logros científicos que con tanto esfuerzo han conseguido los médicos sobre cuyos pasos camino, y compartiré gustoso ese conocimiento con aquellos que vengan detrás. Aplicaré todas las medidas necesarias para el beneficio del enfermo, buscando el equilibrio entre las trampas del sobretratamiento y del nihilismo terapéutico. Recordaré que la medicina no sólo es ciencia, sino también arte, y que la calidez humana, la compasión y la comprensión pueden ser más valiosas que el bisturí del cirujano o el medicamento del químico. No me avergonzaré de decir «no lo sé», ni dudaré en consultar a mis colegas de profesión cuando sean necesarias las habilidades de otro para la recuperación del paciente. Respetaré la privacidad de mis pacientes, pues no me confían sus problemas para que yo los desvele. Debo tener especial cuidado en los asuntos sobre la vida y la muerte. Si tengo la oportunidad de salvar una vida, me sentiré agradecido. Pero es también posible que esté en mi mano asistir a una vida que termina; debo enfrentarme a esta enorme responsabilidad con gran humildad y conciencia de mi propia fragilidad. Por encima de todo, no debo jugar a ser Dios. Recordaré que no trato una gráfica de fiebre o un crecimiento canceroso, sino a un ser humano enfermo cuya enfermedad puede afectar a su familia y a su estabilidad económica. Si voy a cuidar de manera adecuada a los enfermos, mi responsabilidad incluye estos problemas relacionados. Intentaré prevenir la enfermedad siempre que pueda, pues la prevención es preferible a la curación. Recordaré que soy un miembro de la sociedad con obligaciones especiales hacia mis congéneres, los sanos de cuerpo y mente así como los enfermos. Si no violo este juramento, pueda yo disfrutar de la vida y del arte, ser respetado mientras viva y recordado con afecto después. Actúe yo siempre para conservar las mejores tradiciones de mi profesión, y ojalá pueda experimentar la dicha de curar a aquellos que busquen mi ayuda.

*****

En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí. Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana. Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.

-.-.-.-.-

Si desean suscribirse al blog den click en el botón que está a la derecha y que dice “Seguir”. Si desean hacer algún comentario, por favor háganlo en el campo correspondiente que se encuentra más abajo.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Importantes, Relatos, Textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s