William Hazlitt / Robert Louis Stevenson – Un párrafo El Arte de Caminar


Hace algunas entradas publiqué unos párrafos de este mismo libro, sin embargo, les recuerdo que es un pequeño libro que contiene 2 ensayos, uno de William Hazlitt y otro de Robert Louis Stevenson. En este caso dejo un párrafo de la parte correspondiente a este último. Espero que les guste.

El arte de caminar

El arte de caminar

.

[…] O tal vez se nos deje a solas por la noche y el mal tiempo nos arrincone junto al fuego. Podemos entonces recordar cómo Burns, enumerando los placeres pasados, se explaya sobre las horas en que ha estado “pensando felizmente”. Ésta es una frase que bien puede dejar atónito a cualquier pobre moderno, por todas partes rodeado de relojes y sonidos, y obsesiones, incluso de noche, por carátulas llameantes. Pues todos estamos tan ajetreados y tenemos tantos proyectos remotos por realizar y tantos castillos en el fuego para convertirlos en mansiones sólidas y habitables sobre una tierra firme, que no podemos encontrar tiempo para emprender viajes de placer por la Tierra del Pensamiento y entre las Colinas de la Vanidad. Son otros ratos, en realidad, en que debemos permanecer sentados toda la noche junto al fuego, cruzados de brazos; y es otro mundo para casi todos nosotros cuando descubrimos que podemos pasar las horas sin descontento y ser felices pensando. Tenemos tanta prisa por hacer cosas, por escribir, por estar reuniendo cosas, por hacer audible nuestra voz en el burlón silencio de la eternidad, que olvidamos esa cosa de la que aquellas no son sino partes: a saber, nos olvidamos de vivir. Nos enamoramos, bebemos mucho, corremos aquí y allá sobre la tierra como ovejas asustadas. Ahora han de preguntarse ustedes si, una vez hecho todo, no habría sido mejor quedarse sentados junto al fuego en casa y ser felices pensando. Permanecer sentados y contemplar; recordar sin deseo los rostros de las mujeres, complacerse en los grandes hechos de los hombres sin envidia alguna, ser todo y estar por doquier en simpatía, y sin embargo estar contentos de quedarnos donde estamos y de ser lo que somos… ¿No es esto conocer a la vez la sabiduría y la virtud, y morar en la felicidad? Después de todo, no son los que llevan los estandartes sino quienes los miran desde una recámara privada quienes más se divierten con la procesión. Y cuando se dedica uno a eso, se penetra en el humor mismo de toda herejía social; no es hora de agitarse ni de grandes palabras vanas. Si se preguntan lo que significan la fama, las riquezas o la sabiduría, la respuesta está lejos; y vuelven a ese reino de las imágenes ligeras, que parecen tan vanas a los ojos de los filistinos que corren tras la riqueza, y tan enormes para quienes han comprendido las desproporciones del mundo y, ante las gigantescas estrellas, no pueden detenerse a precisar diferencias mínimas entre dos grados de lo infinitesimalmente pequeño, como una pipa de tabaco o el Imperio Romano, un millón de monedas o una simple nadería.” […]

Robert Louis Stevenson

.

Y esta, como dije es de la segunda entrega del libro de Hazlitt y Stevenson acerca del Arte de Caminar.

Si desean comentar algo, en la parte inferior está el espacio adecuado, y si desean seguir el blog, por favor den click en el botón que se encuentra  a la derecha.

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo, General, Textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s