Minificción 18 – Alarma


Hoy mientras esperábamos el resultado del XXII Concurso Premio a los Prototipos que organizó la DEMS del IPN, le propuse a uno de mis pupilos que combatiéramos el ocio con algo de creación. Una de sus compañeras, también parte del grupo de trabajo, fue la elegida para darnos un motivo y poder iniciar un pequeño texto.

Alarma intermitente

Alarma

El resultado después de algunas interrupciones y un pequeño rato de ejercicio fue el siguiente:

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Una vez hubo una niña con una habilidad bastante peculiar… ¡GRITABA DEMASIADO FUERTE! Es por eso que sus compañeros de la escuela y de la ciudad en general le apodaban “ALARMA”.

En una ocasión la niña cayó en un pozo, y como es obvio comenzó a gritar. El efecto que se producía con el eco del pozo, hizo que todas las personas se levantaran de su sueño. Tan terrible grito asustó a todo ser que tuviera oídos; los pájaros volaron, los gatos maullaron, los perros se escondieron; pero no sólo ellos, porque hasta los árboles dejaron caer una gran cantidad de sus hojas.

El sonido era tan fuerte que fue imposible determinar de dónde venía.

Se dice incluso que más de doscientas personas tuvieron sangrado de oído. Cuando el tremendo grito cesó, nadie se preocupó por saber la ubicación de lo que fuera que provocó ese ruido.

Veinte años después un arqueólogo encontró el cadáver de la niña y el pozo fue bautizado como “La Alarma”, pues se dice que cuando un desastre está próximo a ocurrir, la gente que vivió en la época de aquel grito, escucha el horrible sonido muy dentro de su subconsciente… proveniente del pozo.

Por: Simantra

-.-.-.-.-

El resplandor que se notaba a la distancia no era tan molesto como el sonido que producía en las cercanías. Durante el día ningún animal se acercaba y por las noches muchos huían despavoridos. Había todo un mito alrededor y nadie se aproximaba a ese lugar, puesto que a la menor vibración comenzaba a brillar ese endemoniado sonido. Se desarrolló con el tiempo un ritual silente que promovía la tranquilidad y el acercamiento a esa fuente.

Una noche cayó del cielo, una luz más brillante y con un estruendo enorme destruyó el monolito que desde siempre había estado con sus inscripciones grabadas y que nadie podía entender, formado por los siguientes signos:  “ALARMA  SÍSMICA”.

Por: Emm Alva

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Si quieres leer más de @Simantra (en twitter), pueden visitar su blog que aparece en el blogroll de la derecha o siguiendo el este enlace.

Deja un comentario

Archivado bajo Cortos, Cosas, General, Relatos, Textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s