Una feria del libro, una conferencia e Iván Oñate


El sábado 16 de octubre asistí a la Décima Feria del Libro en el Zócalo de la Ciudad de México. Realmente me gusta ir a esos eventos porque uno descubre muchas cosas interesantes, no sólo libros. La feria estaba a un día de terminar, aunque mi día no (apenas iba a la mitad). En esa feria había una serie de foros, carpas, expositores y todo cuanto uno puede imaginarse relacionado con las ferias del libro. Habría estado genial un SPA, pero desgraciadamente no todo lo que me imaginaba estaba ahí…

Iván Oñate

Llegué a un foro, el cual tenía el nombre de uno de los escritores-poetas más reconocidos de habla hispana, Juan Gelman. Puntualmente me senté en una de las sillas de la segunda fila, junto a una chica guapa, que parecía conocer a la gente presente, porque saludó a un fotógrafo que por ahí pululaba y al conferencista, Iván Oñate. ¡Paleros al fin! piensa uno de forma automática, pero yo no sabía que el conferencista era una persona por demás conocida en el mundo literario sudamericano y por lo mismo es conocido de mucha gente.

Cuando leyeron la biografía de éste hombre, que aparecía en la solapa de uno de sus libros, atiné a oír que nació en Ambato, y pensé. Es de por donde vivo. Pero luego oí también Ecuador. Y recordé a un par de buenos amigos virtuales que hice hace algunos años jugando unos juegos en línea. Ambato es el nombre de una calle que está muy cerca de la calle donde vivo, que por cierto también lleva el nombre de un pueblito perdido (aunque ahora es toda una ciudad) en el lejano Ecuador.

15:00 a 16:00 Conferencia del poeta Iván Oñate (Ecuador, y Poeta del mundo latino).

Al inicio de la plática comentó que llevaba un texto que en un principio era muy académico, pero que consideraba necesario para lo que leería más adelante. Texto demasiado complejo para mí. Hablaba de semiótica. Creo que era la primera vez que yo oía esa palabra, o por lo menos que trataba de entender lo que eso implicaba. Realmente fue complicado ese texto para mí, pero lo que me gustó mucho de la conferencia fue que Don Iván se bajó al nivel de los presentes y comenzó una explicación más coloquial de lo que iba leyendo. El texto entonces cobró un sentido mucho mas real y palpable, por lo menos para mí.

De lo que habló principalmente fue de los signos que son cultura. Habló de personajes, lugares y momentos históricos de México y el mexicano. Se ve que ese hombre domina la teoría y la aplica en lo que escribe. De acuerdo con sus explicaciones pude ver que une los signos de los que hablaba, con los significados, con su realidad y con la realidad de los que estábamos presentes.

Y mientras explicaba importancias, características, visiones y demás  aspectos del lenguaje, junto con anécdotas y simplificaciones alguien sentado atrás de mí, al parecer sumamente jóven (por el tono de su voz) solamente atinaba a decir, de forma bastante alargada y con un todo de excesivo asombro, ¡¡¡WOW!!!. La chica guapa parecía que se derretía con las palabras, porque su mano se posaba sobre su corazón y ponía cara de “Eso me está llegando y me conmueve”. En fin, creo que mucha gente sentimos una empatía demasiado grande con lo que este hombre ecuatoriano decía. Y debido a lo que leía y nos externaba, supongo que la persona de atrás no podía dejar de decir WOW y la chica guapa tampoco podía dejar de tocar su corazón.

Yo me sentía como la mezcla del joven de atrás y la muchacha de al lado. En algún momento de la plática tuve una especie de ‘revelación’ lingüística, que ya intuía pero en la que nunca había profundizado por falta de fundamentos, y que este ‘buen hombre’ puso en mis oídos de forma tan coloquial que me hizo entender muchas cosas, relativas a la interpretación de la realidad debida al lenguaje con que fuimos “formateados” de nacimiento, en esos pocos minutos que duró su conferencia. Hasta me dieron ganas de estudiar una carrera de letras hispánicas o lingüística.

Salí de ahí y me dí una vuelta por alguna editorial independiente. Vi a mucha gente promocionando sus productos literarios con gusto y fastidio. Vi gente llorosa y gozosa. Zombies y literatura infantil conviviendo en el mismo espacio. Poesía y literatura científica. Pero a pesar de todo lo que hubo ese sábado sigo pensando, que ese Iván Oñate, así como lo ves, tiene una plasticidad para hablar que hizo que mí sábado fuera, en cuanto a conocimientos nuevos, monumental.

Twilight time

Si has perdido tu amor
echa a caminar por las calles
y entona
las viejas canciones
que aprendiste cuando muchacho.
Levanta la mirada.
Empapa de lluvia
tu rostro.
El cielo
siempre es generoso
con los que pierden.
Iván Oñate

Foto: Fernando Sabido Sánchez

5 comentarios

Archivado bajo Experiencias, Relatos

5 Respuestas a “Una feria del libro, una conferencia e Iván Oñate

  1. Pingback: De juglares y museos « Mas de vez que de en cuando

  2. Aidé Cavazos González

    Felicidades al poeta Iván Oñate, primero por su genialidad en la exposición de la conferencia y también por ese poema que está de verdad lindo.
    Recibe un abrazo con cariño de tu amiga. Aidé

  3. Dulcinea del Toboso

    Muy interesante Pedrito… jajaja…. lastima que estoy en tierras lejanas y una vez mas me perdí de la feria. Se ve que tuviste un fin de semana muy interesante!!

  4. Pingback: La habitación de las mariposas de Ramón Cerdá o de Libros para entretener | Mas de vez que de en cuando

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s