Si no quieres dormir sola, ¡Llámame!


Solo un texto que escribí…

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Si no quieres dormir sola, ¡Llámame!

Un poco al inicio del contacto con mujeres, algo que siempre pasaba por mi cabeza, era el aspecto sexual y nada de convivencia. Como todo buen hombre, formado bajo las directrices de la sociedad. Esto no tenía nada de malo, sin embargo, conforme fue pasando el tiempo me fui preocupando por otras cosas, ese único interés por contacto sexual se modificó, ahora me importaba también el dinero por el hecho de tener que mantenerme (ocupado y no sólo eso).

Mis encuentros formales, casuales y semicasuales hicieron que me diera cuenta que las mujeres tienen, por lo general, diferentes motivaciones para hacer las cosas. Sin embargo, quien siempre terminaba pagando todo era yo. Las comidas, los paseos, el cine y los viajes eran una merma en mis finanzas, diminuían mi dinero, aumentaba mi trabajo y en algunas ocasiones cansancio y ganas de no salir.

Haciendo una evaluación de mis necesidades, me percaté de que podía realmente obtener dinero del contacto con mujeres. Es natural que haya saltado el tema de los acompañantes sexuales a mi mente: ¿qué más podría yo esperar? Dinero y sexo los tendría prácticamente ligados y sonaba extraordinaria la aventura. Pero esto, como todo, conlleva sus riesgos.

Recuerdo que alguna vez al jugar basquet con unos amigos les dije que me iba a vender. Una de mis amigas, que jugaba también, me dijo que si yo le daba una comisión me promovería. Y obviamente en eso quedamos, yo le pagaría, y ni por eso dejó de advertirme:  “Pero ni pienses que serán jovencitas hermosas las que contratarán tus servicios. Vete haciendo a la idea que serán señoras de más de cuarenta años tus principales clientas”. Entonces, me brincó la idea de mi salud. La salud es una prioridad, si yo no gozaba de buena salud: ¿cómo demonios haría para seguir con ese negocio? Y más aún: ¿cómo haría para seguir mis demás actividades e intereses?

Realmente no recuerdo cómo llegué a ello, sé que me tomó mucho tiempo de convivencia, tiempo de escuchar a diversas amigas quejarse y no, emocionarse y no, pero a fin de cuentas oír y servir de apoyo. Hubo quienes dijeron que me contaban las cosas porque confiaban en que  yo no divulgaría lo que sabía (así como un secreto de confesión), en fin, simplemente se sentían apoyadas o quizá muchas cosas más.

Un día me puse a preguntarle a mis amigas cuáles eran las razones por las que una mujer no puede o no quiere estar sola. Sus respuestas iban desde un “mejor ya ponte a trabajar en tus cosas y no andes de ocioso”, hasta frases como:

•    “La mujeres tenemos necesidad de compartir eventos de nuestra vida, si nos pasa algo chistoso se lo queremos contar a alguien”.

•    “Hay cosas que una mujer no puede disfrutar sola, por ejemplo, ir a fiestas en donde no conoce a nadie”.

•    “Creo que a las mujeres nos han enseñado a cargar con alguien desde que somos niñas, es decir, nos programan para ser madres, para ser necesitadas por alguien y, por lo tanto, para servir”.

•    “Hay mucha presión social. La familia y los amigos siempre preguntan: ¿ya tienes novio?, ¿cuándo te casas?, ¿cuándo vienen los hijos? No dan espacio a la soledad”.

•    “Las mujeres no queremos estar solas porque el resto del mundo está acompañado”.

•    “Es simple, somos animales, vivimos en grupo, no podemos estar solas”.

•    “Nos gusta la compañía en plan sano, en plan limpio”.

•    “A veces pienso que las mujeres nos reconocemos a través del otro, es como saber que estoy aquí, por que el otro sabe que estoy ahí”.

Al enunciar las ideas de mis amigas, considero que no estoy rompiendo la confianza que me tuvieron, simplemente quiero compartirlo con el fin de que se entienda mi punto y, de manera secundaria, que otros hombres procuren comprender lo que podría estar sintiendo esa mujer cercana a ellos.

Ahora bien, decía que al percatarme de que las mujeres buscan muchas cosas y no solo sexo, encontré mi nueva forma de vida. Forma de vida nocturna, si se quiere considerar así. Fue mucho buscar,  tardé en encontrar, pero ahora casi solamente disfruto, con esto último me refiero a que me siento satisfecho en muchos aspectos. Actualmente vivo de lo que podría llamarse una “vocación de servicio”. El servicio que ofrezco es simplemente de compañía  a cambio de un pago mínimo que cubre mis gastos diarios.

Si alguna mujer desea sentirse apoyada, escuchada o apapachada yo estoy para apoyarla con mi compañía. No ofrezco servicios sexuales, ni noches enteras en vela para discutir asuntos personales (mi vida diurna no me permite  ese lujo), tampoco una relación sentimental,  lo único que ofrezco es ser un buen escucha, un buen acompañante, salir por un café o té nocturno, una ida al cine, a pasear, caminar o patinar, pero sobre todo ofrezco ser una compañía a la hora de dormir.

Por eso, mujer que estás en mi ciudad: Si no quieres dormir sola, ¡llámame!

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

6 comentarios

Archivado bajo Cosas, Cuentos, Interesantes, Relatos, Textos

6 Respuestas a “Si no quieres dormir sola, ¡Llámame!

  1. Creo que se muestra una imagen machista de la mujer.

    Ambos sexos necesitamos compañía y ambos podemos prescindir de ella, de acuerdo a nuestra madurez emocional y circunstancias.

    saludos.

  2. Pingback: Si no quieres dormir sola, llámame! « Erotica Metro

  3. chupp

    estamos en contacto
    ahhh importante
    no pusiste tu telefono
    jajajjajajajajjajajaaa

  4. EnChAnTrEsS

    Bueno es muy cierto, las mujeres no solo queremos sexo, tambien buscamos una pareja que nos comprenda, nos escuche, alguien con quien compartir nuestra vida.

    Te mando un besote

    Y para las chicas que lean esto yo les recomiendo salir con Emm es muy divertido

  5. elkeestrada

    ME DA RISA…

  6. Blimunda

    una interesante casualidad me trajo aquí…. hace tanto y nunca quise leer esta entrada porque la extrangería me auyentó.
    Es interesante la vocación de servicio que tiene usted Sr… la refrendo y ahora fuera del barco emocional la aplaudo. Su valioso servicio seguramente es requerido por aquellas a quienes el infortunio condena a no tenerse ni a sí mismas.
    Thank you for all SS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s