Libertad financiera o Consolida tus deudas y respira tranquilamente


Hace algún tiempo invertí parte de mi dinero en un negocio que no me resultó para nada rentable. Después de esta experiencia quedé con una deuda en tarjeta de crédito que no bajaba a pesar de que mes con mes realizaba el pago requerido por el banco. Solo pude salir de esa deuda después de poco más de un año de tener un sistema agresivo de pago, es decir, aportando más del 70% de mis ingresos a la deuda y viviendo con los gastos personales llevados al mínimo necesario.

dile adios a tus deudas

Casi todos cargamos ciertas deudas sobre nuestras espaldas, ya sea que se presenten en la forma de préstamos, planes de financiamiento o tarjetas de crédito. La clave es manejar esas deudas en forma agresiva y minimizar la sensación de sofocación generada por el extracto de cuenta.

A continuación dejo algunas algunas estrategias para consolidar tus deudas en forma efectiva y regular tu flujo de fondos mensual como un emprendedor exitoso debe hacer, aunque no necesariamente aplican a personas consideradas como emprendedores.

Piensa en ti como el CEO (Director General) de la empresa YO S.A. y procura dar buen uso a estos consejos.

  • Establece prioridades entre tus deudas: En primer lugar están las deudas con garantía (hipoteca, luego pagos de automotores). Los pagos de hipoteca son la primera prioridad. Si dejas de hacer un pago de hipoteca, puedes perder tu casa, un activo que, en definitiva, crea valor para ti. En segundo lugar están las deudas sin garantía tales como las cuentas de tarjetas de crédito.
  • Si puedes calificar, obtén una tarjeta de crédito con cero interés y cero pagos. No uses esta tarjeta de crédito para nuevas compras. Si no consigues una tarjeta con estas características busca en toda la gama de tarjetas ofrecidas por las diferentes instituciones crediticias y selecciona aquella que cobre la menor tasa de interés (o el menor costo total anual y que tenga las menores comisiones)
  • Utiliza los fondos de esta tarjeta nueva para pagar la deuda que arrastras con intereses altos. Ten en mente que deseas eliminar los pagos por cargos e intereses, y concéntrate en pagar el capital principal.
  • Paga otras tarjetas, luego cancélalas.
  • Detalla tus gastos mensuales relacionados con deudas (todos tus pagos mensuales) y usa hasta el último centavo de tu flujo de caja disponible para pagar la tarjeta de crédito con la tasa de interés más alta. Continúa hasta que pagues en totalidad.
  • Luego transfiere todo el flujo de caja que estaba destinado a esa tarjeta a la tarjeta con la siguiente tasa de interés más alta, y así sucesivamente, hasta que pague todas las tarjetas.

tarjetas

Integración de deudas

Típicamente, la empresa financiera comenzará llevando a cabo una investigación crediticia y de fondo para determinar la tasa de interés y los términos del préstamo que pueden ofrecerte.

Luego, la entidad comprará tu deuda existente y fijará un acuerdo que diga cómo y cuándo lo pagarás. Por tu parte, harás un pago mensual a la empresa por el capital principal prestado más los intereses y cualquier arancel de servicios aplicable a tu acuerdo de consolidación.

Valor líquido de la vivienda

En el plano de las estrategias, apalancar el patrimonio inmobiliario para pagar una deuda alta puede ser una idea astuta.

La razón es simple: un segundo préstamo garantizado con tu hogar estará disponible, comúnmente, a una tasa de interés no tan lejana a la de una hipoteca, lo que suele ser mucho menos que aquellas de las compañías de crédito y otras entidades crediticias.

Dado que muchas instituciones financieras compiten ferozmente por nuevos negocios y, desde luego, por la torta del mercado existente, es posible que, si has conseguido mantener una valoración crediticia razonablemente buena, tu banco pueda ofrecerte una préstamo por el valor líquido de tu vivienda que uses para pagar varias otras fuentes de deuda.

Préstamos bancarios

Si no tienes una casa, intenta apalancar tus activos en cuentas líquidas —como puede ser tu cuenta de ahorros— dentro de un acuerdo de préstamo favorable con el banco.

Este tipo de activos puede, en ocasiones, ser usado como garantía, y la diferencia entre los términos de los pagos entre este tipo de préstamo garantizado y un crédito inseguro suele ser estelar.

Préstamos de amigos y familiares

Pedir prestado a una red personal de amigos y familiares —siempre que la oportunidad sea beneficiosa para ambas partes— puede ser también una opción viable. De hecho, fue una de las opciones que me ayudó bastante después de lograr transeferir el saldo de una tarjeta de altos intereses a una de bajos intereses o light.

Un acuerdo de préstamo con un amigo o pariente bien dispuesto es similar a un préstamo bancario, aunque sin todas esas formalidades engorrosas típicamente propias de estos últimos.

El inversor gana más intereses que con un bono o un certificado de depósito bancario, y tú puedes beneficiarte con la flexibilidad de arreglar los términos de pago, haciendo que esta estrategia de consolidación sea atractiva para ambas partes. En otras palabras, si el banco te cobra 36% de interés anual (o un 3% mensual) y en una cuenta de inversión el banco le da a tu amigo un 7% anual, podrías negociar que el te cobre un interés intermedio, digamos el 15% o 20% anual y pagable al final de los pagos que acuerdes, así ganan ambos.

Destruye tus deudas

Para la mayoría de los mortales, las deudas son inevitables. Si disfrutas de la suerte de poder pagar todo en efectivo o si tienes un árbol de dinero en un jardín secreto, entonces olvida lo que acabas de leer y ríete de todos los simples mortales como nosotros.

Sin embargo, si eres como el resto de las personas, ten en cuenta estas opciones de consolidación de deudas en vistas de disfrutar de la paz mental que solo conciben los que disfrutan de la verdadera libertad financiera.

Cabe mencionar que siempre es fácil endeudarse y es muy difícil salir de esas deudas, por lo que siempre debes tener en cuenta tu capacidad real de pago y no pensar que una tarjeta de crédito o financiamiento es dinero tuyo, sino que debes concientizar que se trata de dinero prestado y a muy alto costo.

Como mencioné al principio, realmente es complicado vivir con muy poco dinero disponible, que en mi caso era realmente poco, pero la satisfacción de dejar de deber ese dinero a un banco en un plazo relativamente corto de tiempo fue muy liberadora. Ahora puedo decir que al no deber dinero en tarjetas, el dinero que gano en las actividades que realizo es totalmente para mí y realmente lo disfruto más.

Si bien todavía me falta un largo camino para poder sentirme como en la siguiente imagen, creo que es un buen motivante para continuar ahorrando y no endeudarme nuevamente con alguna entidad financiera o crediticia. Así que espero que realmente también a ti te motive a liberarte de tus deudas.

libertad-financiera-02

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas, Experiencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s