Flaquezas y fuerza de voluntad con las dietas


Es sumamente frecuente encontrar mujeres que se sienten gordas o que están en sobrepeso y magnifican demasiado el asunto diciendo que están en diversos grados de obesidad. Muchas de ellas se ofenden si se les pregunta el peso, o se les hace algún comentario relacionado con ello. Aún cuando el comentario sea una simple recomendación para que puedan activarse y comenzar a bajar de peso algunas de estas mujeres se cierran y se ponen a la defensiva.

Con el fin de ayudar de cierta forma a que puedan sentirse apoyadas o aconsejadas, presento más adelante a manera general, diversas recomendaciones que pueden ayudarlas a salir avante y respetar su dieta.

Mujer en Dieta

Con la novedad del comienzo, el día transcurre fácilmente y el ánimo se mantiene entusiasta; pero pasadas 24 horas, la fuerza de voluntad empieza a flaquear. La fase inicial de una dieta es el periodo más duro -de acuerdo con los nutriólogos-, porque el cuerpo debe adaptarse a nuevos hábitos alimenticios. En la práctica, el cerebro ha decidido ponerse a dieta; más el estómago no lo sabe y continua enviando las señales usuales: los ataques de hambre. Por ello son frecuentes “las deserciones” durante los primeros días, cuando el organismo aún no se acostumbra al cambio.

Sin embargo, las razones biológicas no bastan para explicar “la crisis del día posterior”. El aspecto psicológico es el principal, pues, para perseverar, la mente necesita una fuerte convicción y una autodisciplina a la cual normalmente la persona no está atenida; se defiende con ansiedad y nerviosismo y, por tal motivo, a menudo se asocian las restricciones alimentarias a la tensión y la irriabilidad.

dietas-a-la-medida

En algunas personas, el denominado “estrés de la dieta” aparece durante la noche del primer día y sólo se aplaca comiendo. para liberarse de tal ansiedad, resulta fácil ca.er en la tentación de hurgar en la despensa o en el refrigerador.

A pesar de ello, persisitir no es imposible. Para alcanzar la meta bastan algunas estrategias sencillas y eficaces aconsejaas por expertos nutricionistas y psicoterapeutas.

  1. Fortalezca sus propósitos. Para superar la crisis del segundo día repítase mentalmente todas las ventajas que le aportará perder algunos kilos: mejor salud y aspecto físico, menos fatiga mientras se ejercita, mas confianza en sí misma.
  2. Imagínese delgada. Si la comida que ingiere no aplaca su hambre, cierre los ojos y visualícese con la silueta que siempre ha deseado.
  3. Resista el desánimo. Si no se cree capaz de rechazar una rebanada de pastel, no se desanime y aprenda a sobreponerse a la frustración. Piense que las grandes empresas (y las dietas lo son) no siempre salen avante al primer intento. Tómelo como un hecho normal, no se culpe y prosiga su dieta.
  4. Distráigase con el trabajo. Si le atormenta la idea de estar contando calorías y no consigue ahuyentarla, sature su agenda. Arrégleselas para que el segundo día de la dieta esté lleno de citas profesionales o personales que la alejen de la comida. No tener un minuto libre le ayudará a oponerse a la tentación; además, la llevará a considerar la dieta uno de tantos aspectos cotidianos de la jornada.
  5. Fijese objetivos modestos. No pretenda alcanzar éxito instantáneo. La estrategia idónea se compone de pasos pbreves y sucesivos, en lugar de pensar: “Debo perder cinco kilos en un mes”, repita: “trataré de respetar la dieta establecida durante la comida de hoy”. Al fraccionar el proceso en fines a corto plazo evitará gastar toda su energía y conservará la requerida para materializar su propósito.
  6. Organícese bien. Planee con cuidado su jornada alimentaria. Decida qué comerá y a qué hora, y controle también las reuniones sociales que pudieran hacerla ceder. adquiera únicamente los alimentos permitidos por su régimen y no acuda al super después del trabajo: es el momento en el cual se siente más hambre. Cocine nada más para usted sin dejar restos en el refrigerador.
  7. Apártese de las tentaciones, no se ponga en situaciones difíciles de manejar. No asisa a restaurantes o cocteles ni invite a cenar, al menos durante los primeros días; antes bien, vea a sus amigos luego de comer. Busque ceñirse a la dieta de modo activo, en vez de asumirla pasivamente, o sea, haga ejercicio al salir de la oficina o camine cuando vaya al cine, al teatro o a la tienda. Esto la mantendrá ocupada, de manera que no pensará en comer. además, le facilitará concentrarse en su objetivo.
Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Cosas, Experiencias

4 Respuestas a “Flaquezas y fuerza de voluntad con las dietas

  1. Pingback: Pautas para bajar de peso saludablemente y mantenerlo | Teens

  2. Karina amestica

    Tengo su pagina en mis favoritos para darme animo en la dieta

  3. Es muy importante a la hora de hacer dietas cual es la mas adecuada
    para tu estado fisico, ya que hay dietas muy extremas que pueden poner
    en riesgo tu salud, si es que se tarda mas tiempo en obtener resultados, consideren que los mismos seran duraderos y no solo mejorara su aspeto fisico sino tambien el organismo que es lo mas importante.. muchas gracias por el aporte..
    saludos

  4. celulitis

    Muy buen blog te felicito es muy importante todo lo que escribis saluditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s